X

Incorporar a tu dieta alimentos cardiosaludables es clave para la salud de tu corazón.

Las enfermedades cardiovasculares que afectan al corazón y los vasos sanguíneos, como la hipertensión, las enfermedades cardíacas coronarias o los infartos, son la primera causa de muerte a nivel mundial pero pueden prevenirse.

Una forma de hacerlo es a través de la alimentación.

Veamos algunos alimentos cardiosaludables que puedes sumar a tu dieta para evitarlas:

Tomate

Esta fruta, que mejora las funciones antitrombóticas y antiinflamatorias, tiene una alta concentración de licopeno, una sustancia antioxidante 10 veces más potente que la vitamina E, que ayuda a mantener los vasos sanguíneos dilatados, mejorando la circulación sanguínea.

Su efecto se potencia al consumirlo en forma de puré, salsa, o combinado con aceite de oliva.

El tomate también tiene un alto contenido de potasio que ayuda a regular la presión arterial, además de vitaminas como C, E, A, B1 más niacina, ácido fólico y fibra.

Nueces

A diferencia del resto, estos frutos secos son ricos en ácidos grasos Omega 3 y 6, famosos por su capacidad para ayudar a reducir el colesterol malo o LDL elevado.

También contienen fitoesteroles que inhiben la absorción del colesterol en el organismo.

Otros de sus micronutrientes como la arginina y el ácido alfa-linolénico mejoran la reactividad vascular.

Además son una buena fuente de magnesio y fibra, indispensables en una dieta cardiosaludable.

Las puede incorporar fácilmente en tus comidas diarias en ensaladas, granola, tortas, panes, galletas, pestos, etc.

Aguacate

A pesar de su aporte calórico elevado, esta fruta cuenta con fitoesteroles y un 70 por ciento de ácido oleico, una grasa monoinsaturada característica del aceite de oliva, que ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, conservando los niveles de colesterol bueno (HDL).

Su aporte de fibras solubles ayuda a disminuir la absorción del colesterol y el azúcar en sangre.

Es ideal para los hipertensos por su bajo aporte de sodio, pero no así para personas con insuficiencia renal, dado su alto contenido de potasio, mineral que en esos casos debe evitarse.

Su excelente contenido de vitamina E y antioxidantes naturales también colaboran en la reducción del riesgo cardiovascular.

Recuerda no incorporar cambios en tu alimentación sin la supervisión de un profesional médico que te supervise.