X

La meditación no es sólo una vía de conocimiento espiritual. Los estudios científicos demuestran actualmente con resultados medibles, que también es beneficiosa para la salud mental y física.

Pero, ¿cómo lo logra? … Se dice que una mente que vive en el pasado es propensa a la depresión y una mente que sólo busca anticipar el futuro, genera trastornos de ansiedad. Por ello, diversas técnicas de meditación buscan recuperar el “ahora”, fundamental para alcanzar el equilibrio, la calma mental, y por ende, la salud del cuerpo.


¿Qué es meditar?

En líneas generales, la meditación, en cualquiera de sus formas, se caracteriza por ser un estado de concentración sobre la realidad del momento presente.
Alcanzado ese estado, se suprime el funcionamiento mental ordinario; la atención es liberada de su actividad cotidiana y se la restringe a estados de observación caracterizados por tranquilidad y calma.

Al meditar, algunas personas experimentan una conexión cósmica, y encuentran respuestas a preguntas existenciales. Sin embrago, la meditación puede tener propósitos no sólo espirituales, sino también enfocados al mantenimiento de la salud física y mental.

Dependerá de nuestras propias motivaciones el mantener una continuidad de práctica que nos permita llevar una vida equilibrada en lo cotidiano y/o también aspirar a la realización espiritual.

¿Cómo actúa la meditación?

Desde principios de los años 70, los efectos psicofísicos de meditar han generado un gran interés en muchos psicólogos y psiquiatras de Occidente, siendo objeto de estudio en numerosas investigaciones científicas.

El principal hallazgo revela que la meditación hace creer al cerebro de quien la practica, que el ambiente es menos amenazante, lo que hace que el sistema nervioso reaccione favorablemente, secretando hormonas y neurotransmisores que activan los estados de relajación.

Los cambios que ocurren a nivel físico son medibles y resultan lo opuesto a una reacción de estrés: los latidos del corazón son más lentos, la presión sanguínea baja y la respiración es más relajada. Así es cómo la meditación neutraliza los efectos nocivos del estrés y aleja las enfermedades.

¿Qué tan científica es?

El interés por las prácticas meditativas por parte de la ciencia es una constante desde hace décadas.

Entre ellas, se puede mencionar el gran aporte del Dr. Herbert Benson, cardiólogo y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (HMS), el primer científico occidental en diseñar un método de relajación-meditación, en los años 60, para inducir esta respuesta intencionalmente y contrarrestar los mecanismos indeseados asociados al estrés. “Todo lo que he hecho es darle una explicación biológica a técnicas que la gente ha venido utilizando durante miles de años”, afirma.

Otro científico de los más activos en los últimos años es Richard Davidson de la Universidad de Wisconsin en EE.UU., cuyos numerosos estudios neuronales indican que la meditación tiene efectos biológicos: se produce un aumento de actividad en el lóbulo frontal izquierdo, donde se alojan las emociones positivas, asi como un fortalecimiento de la función inmune. Al comienzo, Davidson estudió sólo a monjes, pensando que tal vez era algo constitutivo de sus cerebros, pero al realizarlo más tarde sobre personas comunes que aprendieron y practicaron regularmente la técnica, pudo demostrar que ambos pueden desarrollar por igual las mismas funciones.

Estudios más recientes han llegado a demostrar cómo la meditación influye en la longitud de los telómeros, los “capuchones” que cubren los extremos de cada hebra de ADN para proteger los cromosomas, y que se asocian a una mayor longevidad al actuar sobre la telomersa, una enzima que es capaz de reconstruir y alargar los telómeros.

Para el público general interesado en explorar investigaciones científicas sobre la meditación, el “Instituto de Ciencias Noéticas” (IONS), fundado por el ex astronauta Edgar Mitchell, que colabora en investigaciones sobre el poder de la consciencia, ofrece una vasta biblioteca de libre acceso en internet, con más de 6.000 publicaciones sobre meditación de rigor científico.

Técnicas

A la hora de elegir hay que saber que existen diversas técnicas de meditación que pueden ser clasificadas de acuerdo a su enfoque.

Mientras que algunas lo hacen dentro del campo de la percepción y la experiencia, también llamadas de “conciencia plena”, otras se enfocan en objetos, imágenes o pensamientos determinados, y son llamadas de “concentración”.

Existen también técnicas mixtas que intercambian el campo y el objeto de la meditación.

 

Los beneficios de meditar

Diversos estudios científicos han comprobado que meditar de forma regular:

  • Potencia el sistema inmunológico
  • Favorece la atención y la memoria
  • Disminuye la presión arterial
  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Aumenta el rendimiento escolar y profesional
  • Incrementa el nivel de resiliencia
  • Promueve mayor bienestar, salud física y mental
  • Propicia estados internos de felicidad