X

“Deja que la comida sea tu medicina y la medicina tu alimento”, dijo Hipócrates. Unos 2.400 años después, esta premisa está más vigente que nunca. Uno de los ejemplos más claros son los nutracéuticos, término derivado de la fusión de los términos “nutrición” y “farmacéutico”.

“Son productos que tienen formato de medicamento (gotas, cápsulas o comprimidos) pero no vehiculizan “drogas” como estos, sino sustancias contenidas naturalmente en los alimentos, que la industria farmacéutica logra extraer de ellos y concentrar en esa forma de presentación”, define a Latiendo Sano la licenciada en nutrición Sabrina Kuzawka, colega de la doctora María Emilia Mazzei en NET (Nutrición – Educación Terapéutica). Por ejemplo, el famoso Omega-3 que encontramos en algunos pescados y semillas.

¿Para qué sirven?

La ventaja de los nutracéuticos es que, al brindar una dosis concentrada de la sustancia natural, tendrían un mayor efecto que el alimento normal, destaca una publicación de la Sociedad Española de Cardiología.

Pretenden sobre todo prevenir enfermedades y potenciar la salud.

Descubre cuáles podrían beneficiar al sistema cardiovascular, de acuerdo con la Lic. Kuzawka:

Ácido Linoleico Conjugado (CLA)

Es un ácido graso de la familia del Omega-6.

  • Dónde se encuentra de manera natural: en la carne de animales rumiantes, especialmente en su leche. ¿Por qué no comemos, entonces, grasa animal, si contiene CLA en gran cantidad? Porque, además de esta sustancia, también aporta grasas dañinas para el corazón, y colesterol.
  • Beneficios: contribuye a reducir la grasa corporal, el colesterol total y por esto, a combatir la generación de placas de ateroma que pueden obstruir los vasos sanguíneos.

Fitoesteroles

Así como el colesterol es un tipo grasa que se encuentra en alimentos de origen animal, los fitoesteroles constituyen la “versión vegetal” de ese mismo tipo de grasa.

  • Dónde se encuentran: en la pared de las células que componen los alimentos vegetales, y en el germen o aceites de girasol, maíz, soja y canola, entre otros.
  • Beneficios: reducen el colesterol total y el LDL (“malo”). También acentuarían el efecto de los medicamentos que se recetan comúnmente para bajar el colesterol (estatinas), si se los toma en conjunto.

Omega-3

Es un tipo de grasa saludable que nuestro cuerpo no puede producir. Por eso, debemos incorporarlo por medio de la dieta (o de los nutracéuticos).

  • Dónde se encuentra: en aceites vegetales, semillas (principalmente, en las de chía) y en los pescados (cuanto más graso sea, más Omega-3 aportará).
  • Beneficios: reduce el riesgo de que se formen placas de ateroma e incrementa el colesterol HDL (“bueno”). Por su acción vasodilatadora, baja los niveles de tensión arterial y también los triglicéridos.

Resveratrol

Es un polifenol natural con alto poder antioxidante.

  • Dónde se encuentra: en las uvas tintas.
  • Beneficios: alto poder antioxidante con efecto vasodilatador. Ayuda a reducir la tensión arterial y a hacer que el colesterol sea menos proclive a depositarse en las paredes de los vasos sanguíneos.

Nutracéuticos, ¿para quiénes?

Para la Lic. Kuzawka, la indicación de un nutracéutico se justifica cuando la persona no puede obtener el beneficio de la sustancia natural a partir de los alimentos, ya sea por una cuestión sociocultural, una cierta dieta o un trastorno que impida su absorción por el organismo.

Latiendo Sano te recuerda que existen controversias con respecto a los posibles efectos adversos que algunos nutracéuticos podrían ocasionar, por lo que deben consumirse siempre bajo supervisión médica. El hecho de que se comercialicen libremente no los convierte en productos inocuos. Consulta a un experto ante cualquier duda.